LA PANDEMIA DEL COVID-19

LO DEJA BIEN CLARO

NO es la familia cristiana la base de la sociedad

Las relaciones sociales de producción constituyen el fundamento de la vida en sociedad

 

La deliberada ignorancia supersticiosa de las corporaciones religiosas cristianas, cerrando filas con el sistema esclavista capitalista, han desplegado una campaña de que la familia es la base de la sociedad, y no las relaciones sociales y económicas de producción.

Con dicha falaz mentira han inundado hasta los textos escolares e intoxicado el cerebro de los niños y jóvenes adolescentes.

Ahora, con la pandemia, la gente y la sociedad misma pueden hacerse un juicio bastante objetivo:

Las familias están, las que pueden hacerlo, recogidas en sus hogares respectivos, y sus miembros urgen de las actividades económico-sociales productivas, corriendo el riesgo inminente de morirse de hambre y de necesidades materiales económicas: comprar alimentos, medicinas, pago de electricidad, de agua, pasta dental, jabón, ropa, vivienda, etc.

Y, si éstas no son cubiertas o satisfechas, la idolatrada familia sagrada se esfuma y se va para el carajo.

El materialismo histórico es científicamente exacto. ¡Hélo aquí! ¡Chúpate este caramelo!

 

Volver a la Página Principal