La Iglesia Católica-Vaticano diseñó y dirigió los programas fraude crack bancario Baninter

Empleó programa quiebra Banca Vaticana con su especialista en estratagemas de fraude L. A. Renta

 

La Iglesia Católica-Vaticano diseñó, desarrolló y aplicó los programas para el fraude crack bancario Baninter igual que el de Bancrédito, del Banco del Progreso y del Mercantil, estando ahora esperando turno el Banco de Reservas que Leonel Antonio Reyna puso en sus manos, y eso es muy fácil de demostrarlo.

Con la supuesta venta de "Listín Diario C. por A.", que incluye sus emisoras, el periódico, sus revistas y todos sus activos, definitivamente, por la naturaleza de los que fungen de compradores, queda totalmente comprobado y esclarecido que fue la misma Iglesia Católica-Vaticano, y en particular el despreciable y aborrecible desalmado parásito Nicolás de Jesús -Hildebrando Borgia- López Rodríguez, los que llevaron a cabo ese acto delictivo múltiple como fraude, estafa, robo, abuso de confianza y lavado de activo. Exactamente un crack, o un "con tó’" bancario.

La supuesta compra o venta de "Listín Diario", indudable botín y pieza de lavado de activos del crack Baninter, a grupos empresariales, todos partes de la maquinaria financiera internacional y nacional de la Iglesia Católica-Vaticano y del Opus Dei, obligan a tener la total certeza de que, más que un acto de compra-venta, aunque revista esta forma, en realidad de lo que se trata es del traspaso, a manos de la Iglesia Católica-Vaticano, por vía de sus grupos de testaferros, de la empresa que ella logró como su "botín" propiedad, además de los miles de millones de pesos que Ramón Buenaventura Báez Figueroa-Baninter les facilitó a la persona de Nicolás de Jesús -Hildebrando Borgia- López Rodríguez y a toda la Iglesia Católica-Vaticano, a cuenta del crack Baninter.

Los informes que se tienen y que se había dicho (detrás del velo de misterio con que se encubren) fueron acordados con el Banco Central, daban cuenta de que los grupos financieros de la Iglesia Católica-Vaticano y el Opus Dei, Casa Vicini, Pepín Corripio, Rizek -que equivale a Jesús María de Jesús Moya, alias obispo de Macorís del Norte- adquirirían respectivamente el 33% la primera, 33% el segundo y 18% los terceros, todos bajo el denominador común Iglesia Católica-Vaticano-Opus Dei, que suman el 84% de "Listín Diario C. por A.", quedando lo restante supuestamente como propiedad de los Bermúdez, en la persona del fanático católico religioso, pero no tan católico en su vida varonil, que es Mícalo Bermúdez, a quien se le atribuyen múltiples vínculos en actividades financieras y de otra índole con el narco-traficante y lavador, el senador por La Maguana, Félix Bautista, el hombre que controla los harenes femenino y masculino de su emperador Cómodo, el último de la dinastía de los antoninos.

Otro tanto se obtiene, como indagatorias, respecto a las condiciones onerosas del negocio traspaso a los dueños detrás del trono de "Listín Diario", que es la Iglesia Católica-Vaticano-Opus Dei.

La deuda de "Listín Diario C. por A.", conforme al informe de la miembro de la Comisión de Liquidación Administrativa del crack Baninter (creada oficialmente por Resolución de la Junta Monetaria el 12 de agosto del 2003), la nombrada Zunilda Paniagua, dicha deuda en dólares, por la compra de "Listín Diario C. por A." realizada por Baninter, ante el Banco Central de la República, sería, al momento de rendir testimonio ante el Tribunal que conociera el caso, de un básico de 600 millones de dólares, y que para la fecha actual sobrepasa en mucho, no en poco, el monto de los 1,000 millones de dólares, habidas cuentas de los intereses acumulados.

Si ponemos este dato, y redondeada esa deuda, con capital e intereses, en 1,000 millones de dólares, frente a la información circulante de que el Banco Central dispuso, vía su Gobenador, el agente de la Iglesia Católica-Vaticano y del Opus Dei, Héctor Valdez Albizu, reducir la deuda a favor de la Iglesia Católica-Vaticano y sus testaferros adquirientes de "Listín Diario" hasta un monto total a pagar de 50 millones de dólares, pagaderos a partir de los dos años de efectuada la transacción, eso solo bastaría para que se cree el escándalo de que, esos 50 millones de dólares representan apenas el 5% de la deuda real de "Listín Diario C. por A." ante el Banco Central, lo que en la práctica resultaría apenas un 3% del total de la deuda de marras en dólares, dado el plazo para empezar a pagarlo.

Hay otros elementos sumamente reveladores de la suciedad y asquerosidad que hay de por medio en todo el asunto de la supuesta venta de "Listín Diario" a los Vicini, empresa corporativa-fascista y opusdeista por su rama italiana, así como a Pepín Corripio, que representa lo mismo pero en la rama española del mismo Opus Dei y del franquismo falangista y al grupo Rizek-De Jesús Moya, que se entiende es también del Opus Dei, que se dice en los corrillos y mentideros de la opinión pública que fue echada para atrás en medio del misterio con que rodean las informaciones al respecto; es claro que de por sí todo indica que se trataría de una transacción económico-financiera muy turbia y sucia, empezando por el hecho de que quien estaría vendiendo y recibiendo los beneficios de casi 40 millones de dólares, no es otro que Ramón Buenaventura Báez Figueroa, a través de su testaferro y cómplice directo en el crack Baninter, que es su padre, el capo Ramón Buenaventura Báez Romano, y que al crápula Vincho Castillo le darían unos 10 millones de dólares.

"Listín Diario C. por A." fue adquirido en una maniobra brutal y sin tener ningún cuidado especial de lavado con los fondos del Banco Central y robados por Ramón Buenaventura Báez Figueroa del Baninter, por lo que generó un vendaval de fundadas aprehensiones y suspicacias en torno al poder que estaba detrás el trono en todo el proceso del hecho delictivo conocido como crack Baninter.

La institución usurera y estafadora a escala universal, con una vastísima experiencia viva y latente por sus permanentes acciones de este carácter, es la Iglesia Católica-Vaticano, siendo suficiente señalar el crack bancario de la Banca Vaticana-IOR, que significa Instituto para las Obras de Religión, en sociedad con el Banco Ambrosiano, cuyo Presidente era el masón católico Roberto Calvi, asesinado por la Santa Alianza, que es el nombre de los sicarios del Vaticano, quienes lo ahorcaron debajo de un puente en Inglaterra, llamado el Puente de los Negros, y al que previamente le introdujeron varias piedras en cada uno de los bolsillos de su vestimenta, hecho de significado simbólico del obligado silencio pétreo, de piedra.

Conforme a la participación estelar de la Iglesia Católica-Vaticano en el crack Baninter, es que resulta Luis Alvarez Renta, un estratega financiero en los ardides y trampas de los fraudes bancario-financieros sagrados, oficialmente de la Iglesia Católica y del Opus, involucrado con el caso Baninter y condenado como una figura estelar de dicho crack bancario.

De ser cierta, o aproximadamente cierta, la información de la supuesta venta por el Banco Central a esos grupos que se mencionan como los "compradores" a precio de vaca muerta o vil de "Listín Diario C. por A.", no cabe duda de que la Iglesia Católica-Vaticano ha sido todo el tiempo la ideóloga y diseñadora del plan del crack Baninter que, como bien apuntalan todos los pormenores, se robustece incluso con aquella inusual y desesperada visita a la cárcel preventiva de Ciudad Nueva del tenebroso déspota parasitario como desaforado ambicioso, Nicolás de Jesús -Hildebrando Borgia- López Rodríguez, alias el Cardenal métesentodo, quien llegó y salió de allí vomitando rayos y centellas por haberse puesto al descubierto el crack Baninter y apresado a Ramón Buenaventura Báez Figueroa, como a la señora opusdeísta Vivian Lubrano de Castillo, y estar anunciando otros apresamientos inevitables, como el de Luis Alvarez Renta (en cuyo jet privado el alias Cardenal acostumbraba viajar al exterior), como en efecto se hicieron, siempre de personas vinculadas al mundo mafioso financiero de la Iglesia Católica y, en especial, del Arzobispado que preside el métesentodo alias Cardenal.

Y ello explica a la vez la actitud tanto de la Suprema Corte, y del ciudadano roma, el aldeano montaraz Jorge Subero Isa en particular, como del Ministerio Público, que es lo mismo que decir el disoluto, corrupto y corruptor Leonel Antonio Reyna, a favor de la exclusión de "Listín Diario" del delito de lavado en el comprobado crack Baninter.

Existen círculos que afirman que, a raíz de todo el escándalo público del crack Baninter, Nicolás de Jesús -Hildebrando Borgia- López Rodríguez acentuó, por stress y las presiones a que era sometido, sus bebentinas de vino y brandys de precios incalculables, junto a la ingestión compulsiva de langostas y los más exquisitos y finos platos de mariscos, como a la vez le diera rienda suelta a su depravación concupiscente que tiene por blanco a las adolescentes de 14 años en adelante, como a las mujeres casadas, al igual que acostumbran hacer los papas, cardenales, obispos, monseñores y curas en general, junto con sus aberraciones homosexuales y, sobre todo, pedófilas, cayendo dentro de este campo la reconocida predilección de Nicolás de Jesús -Hildebrando Borgia- López Rodríguez por esas niñas púberes, y que ese desbordamiento, a raíz del descubrimiento del escándalo Baninter, vino a ser lo que desencadenara aquel proceso cardiovascular que por poco hace el milagro de salvar al pueblo-país de semejante monstruo.

A los que conocemos los pormenores de la quiebra, escándalo y crack del Banco IOR, que es el verdadero Banco Vaticano, se nos facilita entender y descubrir que lo de Baninter y Ramón Buenaventura Báez Figueroa se llevó a cabo aplicando el modelo del fraude-quiebra del Banco Vaticano y del Ambrosiano.

Si quieren detalladas informaciones de este plan, abreven sus necesidades de conocimiento en la obra de David Yallop, "En el nombre de dios"; si no la encuentran, nosotros les facilitamos un ejemplar, cuando ustedes lo deseen.

Se ha difundido que el Banco Vaticano es el Ambrosiano, que presidía el masón católico Roberto Calvi, que no es ni era el Banco Vaticano, sino el socio suyo, socio del IOR, que es el Instituto para las Obras de Religión del Vaticano, conocido como el Banco Vaticano, para que éste efectuara, a través suyo, del Ambrosiano, las oscuras transacciones financieras del Vaticano que, de haberse efectuado directamente, a través del IOR-Banco Vaticano, el escándalo y las inevitables consecuencias resultarían demoledoras para el Vaticano y la Iglesia Católica cuando salieran a la luz pública, lo que pintaba como inevitable.

La verdad resplandeciente es que el IOR, bajo la presidencia del monseñor polaco-norteamericano, nacido en Chicago, en el mismo barrio que naciera Alfonso Gabriel (Al) Capone, Paul Marcinkus, había acentuado las actividades financieras vaticanas y de la Iglesia Católica vinculadas al lavado de activos provenientes del narcotráfico, el robo y la estafa, de la trata de blancas y negras como amarillas, que abarca tanto la prostitución como el negocio de la emigración ilegal, así como del contrabando y negocio de armas de guerra, sobre todo sin descartar las actividades de secuestros, chantajes y sobornos.

Por ejemplo, Marcinkus, por medio del IOR, y con la anuencia directa de Pablo VI, el siniestro cardenal Montini, que poseía la más vasta experiencia dentro del Vaticano en esos asuntos financieros sucios, graduado en la terrible universidad criminal y genocida del gángster Pío XII, había robado-estafado al tesoro norteamericano más de 2 mil 500 millones de dólares.

El cardenal norteamericano Cody, que tenía varias amantes, hijos y una pareja oficial, que decía era su secretaria aunque dormía en su cama, así como un jet privado, en una ocasión le dijo a Marcinkus que nunca debería dejar de recordar que no sólo de oraciones y plegarias viven la Iglesia Católica y el Vaticano, lo que el monseñor Marcinkus convirtió en su estandarte de guerra para sus acciones depredadoras.

En resumen:

Por todos los datos que se ofrecen y provienen de lo que se ha dicho que son aprestos de venta de "Listín Diario C. por A.", todo apunta a que bajo esa denominación la Iglesia Católica-Vaticano reclama la posesión compartida sobre dicha empresa, en compensación por lo que la Iglesia Católica-Vaticano estaría dispuesta a soltarle la pírrica borona de 50 millones de dólares, pagaderos sin intereses, a partir de dos años, por la propiedad de la empresa "Listín Diario", cuya deuda con el Banco Central, solamente en dólares, ronda el billón de dólares.

Es que, según la información puesta a circular, el supuesto pool de adquirientes y dizque compradores de "Listín Diario", habría logrado del Banco Central que la deuda de más de 1 billón de dólares, le fuera reducida al monto de 50 millones de pesos, pagaderos a partir de los dos años mencionados, lo que al fin y al cabo representaría apenas cerca del 3% del precio de la deuda de "Listín Diario" con el Banco Central.

Está sobradamente claro, que eso no cabe llamársele venta, sino regalo de vaca muerta, una vez que los únicos desembolsos inmediatos de los adquirientes serían 38 millones de dólares a Ramón Buenaventura Báez Figueroa, vía el capo que es su padre Ramón Buenaventura Báez Romano y 10 millones al clan mafioso y gangsteril que gira alrededor de la Iglesia Católica-Vaticano de Vincho Castillo y sus pichones de hienas con figuras humanas.

Es así que toma fuerza y cuerpo la percepción de que la Iglesia Católica-Vaticano es el poder y la autora intelectual del fraude-estafa-robo-abuso de confianza y de lavado Baninter, a costa del país y pueblo dominicanos, ya que sólo y únicamente a la Iglesia Católica-Vaticano accedería el corrupto y corruptor, como inescrupuloso y desaprensivo gobierno del disoluto Leonel Antonio Reyna a concederle ese regalo.

Como por igual lo sería del crack Bancrédito por más de 400 millones de dólares de Pellerano Peña -el nieto de Peña Batlle-, hombre tan de la Iglesia Católica o más que los del clan Báez, y cuyo Bancrédito fue adquirido por el grupo de los Caballeros de Malta de la Iglesia Católica-Vaticano, otorgándole el nombre de Banco León, con el que ahora opera.

 

Volver a la Página Principal