Mentiras sobre Stalin: “Millones de muertos: De Hitler y Hearst a Conquest y Solzjenitsyn”

-III-

17-01-2011

 

Tercera parte de la historia de los supuestos millones de presos y muertos en los campos de trabajo, y los muertos por el hambre en la Unión Soviética en los tiempos de Stalin.

 

El imperio de Hearst en 1998.

William Hearst murió en el 1951 en su casa de Beverly Hill, en California.

Hearst dejo un imperio de las comunicaciones de masa que aun hoy día continúa repartiendo por el mundo sus mensajes reaccionarios.

La empresa The Hearst Corporation es una de las más grandes del mundo y cuenta con más de 100 compañías, donde trabajan 15,000 personas. El imperio hoy día cuenta con periódicos, revistas, libros, radio, televisión, TV-cable, agencias noticiosas y multimedia.

 

¡52 años para desenmascarar una mentira!

La campaña de desinformación de los nazis referente a Ucrania, no terminó con la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra mundial. Las mentiras nazis fueron retomadas por la CIA y el M15 británico, y tuvieron siempre garantizado un lugar en la guerra de propaganda en contra de la Unión Soviética.

Las campañas anti-comunistas de McCarty en los EE.UU. después de la Segunda Guerra mundial, también sobrevivieron a costa de “los millones de muertos por el hambre en Ucrania”.

En 1953, fue publicado en los EEUU un libro sobre este tema bajo el titulo “Black deeds of The Kremlin” (los sucesos negro del Kremlin). La publicación fue pagada por refugiados ucranianos en los Estado Unidos. Gente que había colaborado con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y que el gobierno de los Estados Unidos había otorgado asilo político, presentándolos al mundo como demócratas.

Cuando Reagan fue elegido Presidente de los EEUU e inició su campaña anti-comunista en la década de los años 80, se reanudó con la propaganda de los “millones de muertos en Ucrania”.

En 1984, un profesor de la Universidad de Harvard editó un libro con el título: “The human life in Rusia” (“La vida humana en Rusia”) en el cual estaba incluido el material falso de la prensa nazi de Hearst de 1934. Así fueron reeditadas en 1984 las mentiras y falsificaciones nazistas de los años 30, pero ahora con la fachada respetable de una universidad norteamericana.

La historia no termina aquí. En 1986 se publico otro libro sobre el tema con el titulo: “Haverst of sorrow”, escrito por el ex agente de la policía británica Robert Conquest, que es hoy dia profesor de la Universidad de Stanford en California.

Por el “trabajo” con este libro Conquest recibió 80.000 dólares de la Asociación Nacional Ucraniana. Esta misma asociación pagó también una película cinematográfica en el año1986 con el nombre: “The Harvest of Despair” que entre otras cosas utilizó el material de Conquest. A estas alturas, las cifras presentadas en los EEUU acerca de los “muertos por el hambre en Ucrania” eran ¡ya 15 millones! No obstante, el material presentado en la prensa, libros y películas norteamericanas, todo era completamente falso.

El periodista canadiense Douglas Tottle, demostró con rigor esa falsificación en su libro “Fraud, Famine and Fascism; The Ucrainian Genocida Myth From Hitler to Harvard”, editado en Toronto en 1987. Entre otras cosas este autor, demostró que el material fotográfico presentado (fotografías horribles de niños desnutridos), fue sacado de publicaciones del año 1922 cuando millones de personas murieron en la guerra y por el hambre, cuando14 ejércitos extranjeros invadieron la URSS durante la guerra civil, que fue de 1918 a 1921.

Douglas Tottle nos lleva también a las fuentes periodísticas de 1934. Los reportajes sobre el hambre y las reseñas de viajes de los periodistas, nos muestran la mezcla de mentiras publicadas en la prensa de Hearst. El periodista que durante mucho tiempo había enviado reportajes y fotografías de las llamadas zonas de hambre, un cierto Thomas Walker, debe saberse que nunca había estado en Ucrania. El había visitado, apenas durante cinco días, a Moscú.

Este hecho fue revelado por el periodista Louis Fisher, por aquel tiempo corresponsal en Moscú del periódico norteamericano The Nation. Fisher revelo también que el periodista M. Parrott, un verdadero corresponsal en Moscú de la prensa de Hearst, había enviado reportajes que nunca fueron publicados, sobre las cosechas con muy buenos resultados en 1933 en la URRSS de Stalin y sobre una Ucrania soviética en pleno desarrollo.

Tottle nos muestra también, que el periodista que hacia los resultados sobre el hambre para Hearst, el tal Thomas Walker, en realidad se llamaba Robert Green y era un condenado, ¡un fugado de una prisión estatal de colorado! Este Walker, alias Green, precisamente fue capturado, cuando regreso a los EE UU, y confesó ante un tribunal que el jamás había estado en Ucrania. Todas estas mentiras sobre los millones de muertos de hambre en Ucrania en los años treinta “provocada por Stalin” ¡solo vinieron a ser conocidas y comprobadas en 1987!

El nazista Hearst, el agente de la policía Conquest y otros, han engañado a millones de personas con sus mentiras y falsos reportajes. Aun hoy día aparecen las historias del nazista Hearst en libros recién editados por escritores pagados por la extrema derecha norteamericana y de otras partes del mundo.

La prensa de Hearst, con una posición monopolista en muchas ciudades de los EE.UU. y con agencias de noticias en todo el mundo, fue un gran megáfono de la GESTAPO en el mundo entero. En un mundo dominado por el capital monopolista, fue posible a la prensa de Hearst transformar las mentiras de la GESTAPO en verdades en muchos periódicos, estaciones de radio y, más tarde, en la televisión de todo el mundo.

Cuando la GESTAPO desapareció, continuó la guerra sucia de propaganda contra el socialismo en la Unión Soviética, ahora patrocinada por la CIA.

Las campañas anti-comunistas en la prensa norteamericana continuaron al mismo nivel. Negocios como siempre; primero la GESTAPO, después la CIA. Continuará.

Parte I

Parte II

Parte III

Parte IV

Parte V

Parte VI

Parte VII

Parte VIII

Parte IX

 

Volver a la Página Principal