Mentiras sobre Stalin: “Millones de muertos: De Hitler y Hearst a Conquest y Solzjenitsyn”

-V-

19-01-2011

 

Como habíamos prometido ayer, hoy abordamos a un personaje muy conocido por todos los latinoamericanos, puesto que forma un binomio matrimonial con la gusana, agente de la CIA y reconocida degenerada en todos los terrenos, Juanita Castro, hermana del par de renegados revisionistas y oportunistas trostkizantes y nacional socialistas musolinistas, Fidel y Raúl Castro Rus de Cuba. Empezamos.

Otra persona que siempre es asociada a los libros y artículos en los periódicos sobre los supuestos millones de muertos y prisioneros en la URSS, es el ruso Alexander Solzhenitsyn.

Solzhenitsyn es conocido en el mundo capitalista desde los años 60 por su libro titulado: “El Archipiélago Gulag” y que trata sobre la situación de los presos en los campos de trabajo en la Unión Soviética. El mismo en persona estuvo preso 8 años, condenado por actividades contrarrevolucionarias en 1946, al haber distribuido propaganda en contra del pueblo de la Unión Soviética.

Según Solzhenitsyn, la lucha contra la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, había sido una lucha innecesaria, y todos los sufrimientos impuestos al pueblo soviético por los nazis pudieron haber sido evitados, si el gobierno soviético hubiese hecho un compromiso de capitulación con Hitler.

Solzhenitsyn acusaba también al gobierno soviético y a Stalin en particular, por los terribles resultados de la guerra para el pueblo de la URSS, diciendo que estos eran peores que Hitler. Solzhenitsyn no escondía sus simpatías por los nazis y fue condenado efectivamente, como se merecía, como traidor.

Solzhenitsyn comenzó en 1962 a publicar libros en la URSS con el consentimiento y el padrinazgo de Nikita Kruschev, súper renegado revisionista, siendo el primer libro publicado bajo estas condiciones, el llamado: “Un día en la vida de Iván Devisovtjs” y que se trataba sobre la vida de un preso.

Kruschev, el renegado revisionista, utilizaba los textos de Solzhenitsyn para combatir fieramente la herencia socialista de Stalin. Solzhenitsyn ganó en 1970 el premio Nóbel de literatura por su libro “El Archipiélago Gulag”; y sus libros comenzaron así a ser publicados en los países capitalista en grandes cantidades, convirtiéndose el autor, en uno de los instrumentos más importantes del imperialismo en el combate al socialismo y a la Unión Soviética, claramente en maridaje con los renegados revisionistas, convertidos en los nuevos zares del social imperialismo soviético.

Este episodio nos recuerda perfectamente lo ocurrido recientemente con dos contrarrevolucionarios empedernidos y recalcitrantes, como son el chino Miu Shiago y otro, el terrible contrarrevolucionario y mercenario soez y vulgar, Mario Vargas Llosa.    Los textos de Solzhenitsyn sobre los campos de trabajo, junto a la otra propaganda sobre los supuestos millones de muertos en la URSS, fueron utilizados como verdades en los medios de comunicación capitalistas. En 1974, Solzhenitsyn renunció formalmente a la ciudadanía soviética y emigro primero a Suiza y más tarde viajó a los EE.UU. A estas alturas, era considerado en la prensa capitalista como el más grande luchador por la libertad y la democracia, cuando en realidad era un rufián de siete suelas con alma de criminal de lesa humanidad. Sus simpatías nazistas fueron enterradas para no perturbar la guerra de propaganda contra el socialismo.

En los EE.UU., Solzhenitsyn fue invitados muchas veces para intervenir en reuniones importantes. Por ejemplo: como orador principal en el congreso de los sindicatos de la AFL-CIO en 1975, y el 15 de julio del mismo año fue invitado para hacer un discurso sobre la situación mundial, óigase bien,  nada más que en ¡en el senado de los Estados Unidos de Norteamérica!

Los discursos de Solzhenitsyn eran de una agitación violenta y provocadora, argumentando y haciendo propaganda a las ideas más recalcitrantemente reaccionarias. Entre otras cosas, se manifestó por nuevos ataques en contra de Vietnam, después de la victoria de Vietnam sobre los EE.UU. Además, después de 40 años de fascismo en Portugal, cuando los oficiales democráticos del ejercito tomaron el Poder en la revolución popular de 1974, Solzhenitsyn comenzó a hacer propaganda para que se efectuara una intervención militar por parte de los EE.UU. en Portugal, diciendo que ¡éste pasaría a ser miembro del pacto de Varsovia si los EE.UU. no intervenían cuanto antes y sin miramiento alguno!

En sus discursos, Solzhenitsyn lamentaba siempre la liberación de las colonias portuguesas en África. Pero está claro, que lo principal en los discursos de Solzhenitsyn era siempre la guerra sucia contra el socialismo. Después de supuestas ejecuciones de millones y millones de personas en la URSS, hasta las supuestas decenas de millares de norteamericanos presos y esclavizados que existían en el Vietnam del norte.

Esta idea de Solzhenitsyn acerca de los norteamericanos utilizados como esclavos en Vietnam del Norte, dio origen a películas nefastas y verdaderamente desechos de basura, como Rambo, sobre la guerra del Vietnam.

Los periodistas norteamericanos que se habían atrevido a escribir sobre la paz entre los EE.UU. y la Unión Soviética, eran señalados por Solzhenitsyn de manera desvergonzada, como traidores potenciales a los Estados Unidos. Solzhenitsyn hacia también propaganda por un aumento sin límites de la capacidad militar de Estados Unidos, diciendo que la URSS era más poderosa en “tanques y aviones de 5 a 7 veces” y en armas atómicas, que “en breve serian 2, 3 y hasta 5 veces más potentes que las de los EE.UU.”

Los discursos de Solzhenitsyn en los EEUU eran la voz de la extrema derecha norteamericana, pero él iba aun más lejos, en apoyo abierto al fascismo y al neofachismo en todo el mundo. Continuaremos.

Parte I

Parte II

Parte III

Parte IV

Parte V

Parte VI

Parte VII

Parte VIII

Parte IX

 

 

Volver a la Página Principal